Marina

Nací en Buenos Aires. Buenos Aires tiene una personalidad urbana, cosmopolita, moderna.

Buenos Aires tiene una personalidad rara, extraña, misteriosa, a veces supersticiosa.

Buenos Aires posee la voz del tango.

“El Tango” es una música que se canta, se baila, tiene una voz

Para ustedes, mi música de Buenos Aires, mis tangos. Marina Cedro

QUIEN SOY

De pequeña, sentía que tenía una gran responsabilidad,  como si hubiese sido enviada en misión sobre el planeta tierra.

Quería ser una artista antes de conocer el sentido de esta palabra. Era un sentimiento de compromiso con la vida, la idea según la cual cada uno tenía el derecho de expresar su verdad, y yo debía expresar la mía. Mi meta era de hacer la vida más bella.

 

MIS LUGARES, MIS RAICES

El teatro general San Martin de Buenos Aires era mi segunda casa. Fue allí donde descubrí siendo muy joven la danza contemporánea, las exposiciones de pintura, la escultura, la revolución. Las coreografías de Mauricio Wainrot y Ana María Stekelman. Las obras de Renata Schussheim, directora, artista plástica, pintora y escultora. También viví encuentros excitantes: oí a Roberte Goyeneche, “El Polaco”, leyenda viviente, a los ocho años en el Caño 14, lugar sagrado del tango argentino. Aquel concierto me marcó para siempre.

songwriting

La inspiración viene cuando quiere, pero la puedo invitar si es necesario. Siempre está aquí,  presente, como si mis antenas se desplegaran las veinticuatro horas del día, como si captaran lo que está pasando a mi alrededor y también más lejos, en otras vidas.

La música es un todo. Existe más allá de las circunstancias, pero ella utiliza las circunstancias para manifestarse. Hay que estar a su servicio. Muchas cosas también nacen del silencio, de esa fase en adormecimiento.

quelques chansons

«Lunar» fue escrita para mi ahijado Luchino. Lo echaba de menos, quería mandarle un pensamiento, pero detrás hay una historia verdadera que los dos hemos vivido en Buenos Aires.

«Después de cierta hora las calles se vacían, y yo salgo a buscarte sin razón. Es más fácil de esperarte en las calles vacías donde todo me mira.»

«Suburbio» nació durante un fin de semana de Pascuas. Me sentía triste, sola en mi cama, llovía, tenía que escribir algo feliz, en relación con mis sueños, mi      imaginario. Entonces escribí de un tirón:

«Barrio hija de pueblo, calle naranjo en flor, regreso con el viento. Eran los siete viedas, noche vela y trasiego, cruzaban las esquinas luna llena y misterio. Maquillados por el sol, se estrellaron como ciegos, loco opour conviction vendieron todos los versos.»

Toqué el piano y la música vino como una suave brisa.

«Preambulo del amor» la compuse durante una residencia con un bailarín en un centro psiquiátrico. Pasamos un mes trabajando con los locos, entre ellos. Un ambiente increíble. Hicimos además una sesión de fotos para el cartel de la obra de danza. Estábamos desnudos, el bailarín y yo, tumbados en la nieve, después de una gran tempestad. :

«Tu cuerpo como horas derramadas de locura, de cuerpo entre horas, en el cuarto de tu cuerpo, derramado en la calle, en tus pasos, entre horas sin tocarme en los cuartos de tus horas de locura de tu cuerpo desnudo.»

«Tango lento» un sueño apasionado, una historia imposible, el deseo de amarse y de no poder permanecer juntos más allá del momento presente.

« Tango lento, en tu cuerpo bailarín. Tango y tan frágil ser así. Buenos Aires tiene miedo. Tango lento, y enloquezco con tu vos. Esta noche desprendamos nuestro amor. Tango lento.»

«Postango» compuse primero la melodía y luego la letra. Un himno a la vida.

« Vamos abriendo silencio, pasando las manos por todos los sueños, como si fuera la voz del propio silencio. Vamos abriendo el lenugage, creando una historia con todos los cuerpos, como si fuera la imagen del propio argumento.»

«Definiciones en La Menor» el profundo deseo de definirme, de expresarme, a pesar de todo y contra todo, para ser amada. En este tema, también, encontré primero la melodía y después la música.

« Para incendiar mi corazón, necesitas tres papeles, el olvido eternal, una ciudad, una decidida. Para entrar en mi canción, para sembrar mi corazón, para hacer una ciudad que te definan..»

EN EL ESCENARIO

Ser una artista, es una vida al servicio de la creación, al servicio del publico. Tengo una relación
amorosa con el publico, nunca nos separamos, crecemos juntos, evolucionamos. La sensación de estar en el escenario es única, otorga una fuerza animal, extática, siento la eternidad, el presente, el pasado y el futuro al mismo tiempo. Solo existe un solo tiempo, Hic et nunc, aquí y ahora.

Ser artista es un acto sagrado.

Entrevista realizada por
JEAN –LUC FROMENTAL
Autor, guionista editor francés. Director ediciones Denoël. Enero de 2013.

Para leer la entrevista completa. Clikear aqui.

Anuncios